En primer lugar, todos los derechos de Propiedad Industrial son temporales, debiendo ser renovados periódicamente, siendo la falta de ésta una de las causas de caducidad de las Marcas.

La “caducidad” de las marcas está regulada por  la Ley 17/2001, de 7 de diciembre, de Marcas y abarca desde el Artículo  55 al 58. Podemos definir la caducidad como las circunstancias sobrevenidas a la fecha de solicitud del registro de Marca que conllevan a su cancelación en el registro correspondiente.

A continuación pasaremos a comentar los diversos casos que lo engloban:

  • Caducidad por Falta de Renovación: Como indicaba al inicio de este post, las Marcas deben renovarse cada 10 años conforme a lo estipulado por artículo 32. Pudiendo ser desde 6 meses antes de la fecha de caducidad hasta 6 meses después de que expire el plazo de renovación en el registro. En los 6 meses posteriores deberá satisfacerse el recargo por la mora.

En este apartado es importante destacar la labor de las Agencias de Propiedad Industrial como IGLOBAX IP que se encargan de avisar sobre las fechas de renovación  de tu Marca así como de vigilar e informar a nuestros clientes de terceros que desean inscribir marcas similares .

Y es que muchas empresas y particulares que registran una Marca por su cuenta se olvidan de la importancia de la Vigilancia de las Marcas. Este servicio es vital ya que nos alerta de las similitudes de registros en Marcas. Sin éste, los titulares de las Marcas registradas anteriores no podrían oponerse a los nuevos registros que coincidan con las suyas, con los graves perjuicios que esto podría ocasionar.

  • Renuncia de la Marca. La renuncia deberá presentarse ante la Oficina Española de Patentes y Marcas o los órganos a que se refiere el artículo 11, por escrito y sólo tendrá efectos una vez inscrita en el Registro de Marcas.
  •  Falta de uso: cuando la marca no haya sido objeto de un uso real y efectivo en España durante el plazo de 5 años contados a partir de la fecha de publicación de la concesión. Éste no será tenido en cuenta  si, en el intervalo entre la expiración del período de cinco años y la presentación de la demanda de caducidad, se hubiera iniciado o reanudado un uso efectivo de la marca.
  • Vulgarización de la marca: cuando  la Marca se haya convertido en la forma usual de denominar un producto o servicio. Un ejemplo de ello puede ser Kleenex o Tampax.
  • Falta de legitimación del titular.

No  obstante, si desean ampliar información  sobre  registro, vigilancia y renovación de Marca pueden contactar con nosotros clickeando en el link de abajo o remitiendo su correo a info@iglobax.es